adspace-728x90

Muerto el boer – Final 11 a 1 Tigres a la final

No siempre el silencio produce sonidos. Cuando la situación es trágica, como la del Bóer anoche en su caótica derrota por 11-1 ante el Chinandega, resultado que lo eliminó de la final, cualquier intento de ruido, es ahogado. El silencio de la multitud al salir lentamente, era espeso. Hay diferentes formas de morir, entre ellas, de cara al suelo. ¡Qué mal jugó el Bóer en un duelo crucial! No es que todo le salió mal, sino que dio la impresión de hacer lo posible para que todo le saliera mal. Y eso duele de verdad. El beisbol tiene tantas paradojas, que nada es extraño, sobre todo cuando te encuentras atrás en las consideraciones previas. Lo del Bóer fue catastrófico. Sin amortiguadores.

Entradas Relacionadas