adspace-728x90

Se salvó el Madri

No, no era posible saltar de un asombro a otro. Ver morir al Real Madrid detrás del funeral del Barsa, malogrando ambos ventajas de tres goles, tenía que ser algo surrealista, una pintura para el museo de los horrores, un carnaval de lo absurdo.

Pero la posibilidad estaba latiendo. Pendientes apenas de 30 segundos para completar los 3 minutos de alargue, con el 3-0 oscilando burlesca y dantescamente sobre sus cabezas, la multitud madridista, sentada en uno de los círculos del infierno, el más caliente, se encontraba al borde del infarto desconfiando del tiempo extra, considerado inevitable. Fue entonces que el francés nacionalizado marroquí, Mehdi Benatia de 31 años, impulsado por la desesperación, cargó por detrás a Lucas Vásquez, enganchándolo además con su larga pierna izquierda, impidiéndole desarrollar la mecánica requerida para golpear la entrega de Cristiano desde la derecha.

Entradas Relacionadas