adspace-728x90

Boston saca uñas

En un partido de ritmo ofensivo huracanado en su primer tercio y de cierre sin ruido por parte de los repentinamente apagados Astros, los Medias Rojas de Boston nivelaron 1-1 la serie con los usualmente indomables Astros al imponerse 7-5, utilizando un relevo de cuatro brazos, lo necesariamente hermético. El equipo de Houston que parecía estar en ruta hacia su segunda victoria, al tomar ventaja 4-2 contra David Price, se vio afectado por la extraña inseguridad de uno de sus “ases”, Gerrit Cole, quien admitió cinco carreras en los tres episodios de inicio, víctima de un doble de Jackie Bradley con las bases cargadas, que fue el batazo más golpeador. Al salir Price, el bullpen de Boston con Barnes, Brasier, Porcello y Kimbrel, entró en acción a derretir bates y preservar la urgente victoria. Eso sí, Kimbrel no pudo evitar la quinta carrera de Houston, impulsada por Altuve en el noveno.

Mientras el abridor de Boston David Price, sobrevivió a bases por bolas consecutivas con un out en el primer inning, ponchando a Gourriel y White, los Medias Rojas golpearon en el cierre a Gerrit Cole con hits impulsadores de Benintendi y Devers, sacándole provecho a un error en tiro a primera del propio Cole, pero dejaron las bases llenas al fallar consecutivamente Kinsler y Bradley. Se suponía que esa temprana ventaja de 2-0 estimularía a Price, pero los Astros hicieron valer su facilidad para materializar oportunidades borrando esa desventaja en el segundo episodio. Con un out, infield hit de Correa al short y doble de Maldonado, prepararon el escenario para el batazo de Springer después de dos outs, que escapó al zarpazo desesperado del inicialista Pearce, convirtiéndose en doble equilibrador 2-2, entre los gemidos de la multitud en Fenway Park. Ahora fue Cole quien se sintió revitalizado.

Entradas Relacionadas