adspace-728x90

Alvarado defiende su corona ante Reiya Konishi

Y antes del combate le preguntaba a Félix Alvarado el por qué se dejaba ese “look” de una colita en su cabellera. “Es porque representa fortaleza y espíritu de guerrero”, respondió y, colocó en el tapete varios ejemplos de pugilistas. Aunque crea o no en las supersticiones, el Gemelo demostró nuevamente que, lo que le falta de técnica y defensa, le sobre en coraje y oxigeno. Este domingo no se encontró con el nocaut esperado, descargó toda su furia en Reiya Konishi, desplegó todas sus combinaciones en la humanidad del rival, dejó bailando y al borde del nocaut al oponente en el décimo, terminó con sus nudillos ensangrentados y, merecidamente, retuvo el cetro de la FIB de las 108 libras por decisión unánime.

Entradas Relacionadas