adspace-728x90

Innovan para proteger a médicos y enfermeras venezolanos

En Venezuela, donde se enfrenta escasez de medicamentos e insumos médicos, muchos buscan la manera de contribuir a la protección de los trabajadores de la salud, que luchan contra el nuevo coronavirus. Uno de los apoyos es la fabricación de escudos faciales con materiales plásticos reciclados en lugares tan disimiles como pequeños talleres, oficinas e incluso con impresoras 3D en la sala de sus casas.

“Hay gente que quiere ayudar”, indicó Francis Murillo, una arquitecta que, a semejanza de otros venezolanos, aprovecha la donación de materiales como bobinas de tereftalato de polietileno — un plástico utilizado en recipientes, botellas y algunos productos textiles– para fabricar escudos faciales, una dotación impensable de ver en hospitales públicos y muchas clínicas privadas del país.

Mientras el presidente Nicolás Maduro insiste en que la escasez de materiales médicos es producto del «bloqueo financiero» que mantiene Washington contra su gobierno para presionar su derrocamiento, sus críticos sostienen que la larga crisis del sector salud es consecuencia de una errada política de control estatal que provocó el cierre de cientos de empresas farmacéuticas, entre otras, la mayoría de ellas ahuyentadas por la constante amenaza de expropiaciones y la imposición de draconianos controles que minaron sus finanzas a lo largo de dos décadas de gobiernos socialistas.

Entradas Relacionadas