adspace-728x90

OPS: protección de vidas no puede esperar en Nicaragua

La Organización Panamericana de la Salud instó el martes al gobierno de Nicaragua a que implemente de manera urgente medidas para contener la pandemia del coronavirus en la nación centroamericana, que hasta ahora ha minimizado su impacto.

“La protección de la vida y la salud no puede esperar”, manifestó Ciro Ugarte, director de Emergencias de Salud de la OPS. “Hacemos un llamado a todas las entidades públicas y privadas de Nicaragua a que se implementen con efecto inmediato todas las recomendaciones proporcionadas”, dijo en una conferencia de prensa virtual realizada junto a la directora de la OPS, Clarissa Etienne, y otros funcionarios de la institución.

El gobierno de Ortega sólo ha reportado un puñado de muertos, pero las cifras del gobierno se hacen cada vez más difíciles de defender porque crece la cantidad de nicaragüenses que aseguran tener familiares enfermos o fallecidos por COVID-19.

El Ministerio de Salud informó el martes que los fallecidos por el virus ascendieron de 17 a 35 en una semana, y aumentó el número de contagios a 759, tras registrarse 480 nuevos casos en los últimos siete días.

El secretario de ese ministerio, Carlos Sáenz, quien leyó el informe oficial semanal por televisión, reportó además “otros fallecimientos de personas que han estado en seguimiento”. Sin precisar cuántas murieron, dijo que las causas fueron “tromboembolismo pulmonar, diabetes mellitus, infartos agudos del miocardio, crisis hipertensiva y neumonías bacterianas”.

Las cifras oficiales, sin embargo, contrastan con los últimos reportes del grupo no gubernamental Observatorio Ciudadano, que hasta el 20 de mayo registraba al menos 2,323 personas afectadas por el el virus y 465 fallecidas.

Las autoridades no han implementado medidas de distanciamiento social como otros países y, por el contrario, han alentado la continuidad de reuniones masivas. Las escuelas han permanecido abiertas, aunque recientemente se suspendieron los partidos de béisbol hasta el 5 de junio.

El último fin de semana, el gobierno organizó 2.500 actividades al aire libre entre caminatas, visitas a un volcán y eventos deportivos en los municipios.

Otros países centroamericanos vecinos, como Honduras y El Salvador, han puesto en marcha medidas estrictas para contener el virus.

Desde hace semanas, la OPS ha solicitado al gobierno del presidente Daniel Ortega transparentar la situación del coronavirus en su país y le ha pedido información para analizarla y poder saber con exactitud cuántos enfermos y muertos hay.

Por primera vez la semana pasada las autoridades ofrecieron información que le permite asegurar a la organización internacional que en Nicaragua hay transmisión comunitaria, dijo Ugarte. Explicó que la OPS ha ofrecido asistencia de expertos internacionales al gobierno de Ortega, pero dijo que hasta ahora no la ha aceptado.