adspace-728x90

Homenaje a Mons. Bosco

Unos desconocidos golpearon y arrastraron al obispo auxiliar de Managua cuando intentó entrar a una iglesia que tienen ocupada en la capital nicaragüense, afirmó el vocero de la curia arzobispal.

“Lo golpearon, le quebraron sus anteojos, lo arrastraron y golpearon en la frente, además le desprendieron el pectoral sagrado”, afirmó el vocero de la curia, Bismarck Carballo, al narrar el ataque sufrido por monseñor Bosco Vivas, obispo auxiliar de Managua.

Los individuos, quienes se llaman “cristianos de base”, golpearon al Obispo cuando intentó entrar a la Iglesia de Santa Rosa, al norte de la ciudad, que ocupan desde el miércoles, explicó Carballo.

El vocero dijo a United Press Internacional que se está “contemplando la posibilidad de aplicar la excomunión a los atacantes de monseñor Bosco Vivas”.

Los “cristianos de base” tomaron la Iglesia protestando el retiro de monseñor José Arias Caldera, quien en noviembre de 1981 fue distinguido con la orden “Carlos Fonseca Amador”, fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional, que en 1979 derrocó al presidente Anastasio Somoza.

Las personas que tienen tomada la iglesia no están de acuerdo con la decisión de la alta jerarquía eclesiástica de trasladar a otra Iglesia al padre Arias Caldera.

Bismarck explicó que como “la iglesia Santa Rosa se encuentra tomada por personas que se identifican como “comunidades cristianas de base del barrio Santa Rosa”, la alta jerarquía eclesiástica decidió sacar al Santísimo para celebrar servicios en otra iglesia.

“Para efectuar el traslado del Santísimo se comisionó a Monseñor Bosco Vivas, obispo auxiliar de Managua, y antenoche “a eso de las 7:30 (hora local) los cristianos de base que ocupan la Iglesia atacaron a Monseñor Vivas”.

“Era un cambio de rutina que ya estaba decidido”, dijo Carballo sobre el traslado, agregando que también se declarará en “entredicho” la existencia de la Iglesia de Santa Rosa hasta que sea desocupada.

El diario Barricada, órgano del FSLN, publicó una encuesta entre colonos del barrio Santa Rosa, quienes en su mayoría pidieron “que le dejen al padre Arias Caldera porque está identificado con el pueblo y los pobres”.

Por otra parte, el ministro del Interior Tomás Borge acusó a sectas religiosas norteamericanas de intentar desestabilizar al gobierno izquierdista de Nicaragua, manipuladas por la Agencia Central de Inteligencia.

Entradas Relacionadas